lunes, 4 de febrero de 2008

FEBRERO 2008. INICIO. Treinta y tres años atrás Viviana fue una cabaretera que logró conquistar con gran entrega el corazón de Fernando Valdemoros, hombre noble y recto que en aquel entonces perdía a su esposa, quien finalmente muere vencida por la leucemia. Ese suceso hizo que él y Viviana se casaran, a pesar de que Amparo y Aurora, las solteronas tías de éste, trataran de impedirlo al considerarla una mujer vulgar, pero eso no pudo impedir que ellos se unieran y tuvieran dos hijos: Santiago y Denisse, con quienes forman una feliz familia hasta la época actual, aunque para ello Viviana ha tenido que enfrentarse a la imponente Amparo, quien siempre se ha considerado la auténtica señora de la casa y ha utilizado a sus anchas a su hermana Aurora, a la cuál controla con facilidad.

Tras desayunar toda la familia, Viviana recibe una llamada que la alegra: Es su gran amiga Susana, de quien no sabía nada desde hace 25 años, cuando ésta decidió emigrar a los Estados Unidos. Las dos hablan de sus pasados como cabareteras, pasado el cual los hijos de Viviana ignoran. Deciden rencontrarse después de tanto tiempo y hablan de lo mal que le fue a Susana, con un marido que siempre la humilló y maltrató. Son espiadas por el ama de llaves, Leopoldina, quien de inmediato informa a Amparo y Aurora de lo que sucede. Aurora siempre ha estado opacada por su terrible hermana mayor, quien asegura que no tardará en llegar el día en que sus sobrinos se enteren de la verdad de su madre y la odien para el resto de sus días. Le es imposible ocultar el odio que siente hacia Viviana.

Santiago trabaja con su padre en una constructora la cuál les ha hecho aumentar su fortuna. Son unidos y Santiago es uno de los solteros más asediados en la alta sociedad, junior, conquistador y mujeriego que a nadie se toma en serio, pero con una relación de mucho tiempo con Pamela Gallardo,  una hermosa muchacha que siempre ha estado enamorada de él y está dispuesta a casarse le cueste lo que le cueste. Santiago es un hombre preocupado por su familia, principalmente por su madre y hermana, a quienes protege por sobre todas las cosas aunque por ello tenga que enfrentarse a su tía Amparo, quien molesta a Viviana y a él lo acosa para que se case.

Camila y Tatiana son dos amigas que años atrás llegaron de Puebla y Tabasco a estudiar la universidad y se hicieron grandes amigas. Tras terminar las dos decidieron quedarse a radicar en la ciudad y comparten departamento y trabajan en una importante empresa de bienes raíces. Son vecinas de Fabiola, una muchacha dicharachera que vive con Eva, su madre, y su hermano Moisés, un fotógrafo que desde siempre ha estado enamorado de Tatiana, quien no le corresponde por ser pobre puesto que ella aspira a ser la esposa de alguien realmente importante, por lo que es amante de Remigio Gallardo, un millonario dedicado al mundo de las bienes raíces, del cuál es asistente y con el cuál ha planeado casarse, aunque por ello tenga que deshacer su matrimonio, pues aunque es buena persona Tatiana es demasiado ambiciosa.

Amparo hace comentarios crueles a Susana, ofendiéndola. Cuando esta se marcha tiene un enfrentamiento con Viviana, a quien amenaza con decirles a sus hijos la verdad. Viviana asegura estar harta de que siempre la amenace por lo que la alienta para que diga que fue una cabaretera y a cambio Fernando termine por echarla de su casa.

Remigio discute con Lavinia, su esposa, con quien desde hace años no se entiende debido a los celos y frivolidad de ésta, quien a pesar de ser una mujer hermosa es demasiado insegura. Estas peleas han hecho que Pamela se aleje cada vez más de ellos por lo que la muchacha pasa el tiempo en restaurantes y bares, exhibiéndose y volviéndose popular.

Fernando cree que su matrimonio no marcha bien y lo habla con su gran amigo Gustavo, quien le aconseja que busque consuelo en otra mujer pues solo así se dará cuenta si Viviana aún causa amor en él o no. Gustavo a su vez habla con su hijo Juan Pablo, quien cree que si Santiago se casa con Pamela será muy infeliz.

Amparo planea hacer creer a Fernando que Viviana lo engaña y que le está pagando con la misma moneda con la que él le pago a su antigua esposa hace años. Ayudada por Aurora y Leopoldina, despiden al chofer y deciden contratar a Bernal, un apuesto hombre al que paga una fuerte cantidad de dinero para que logre seducir a Viviana.

Susana sufre por sus problemas y teme que un hombre del pasado vuelva a su vida, así como a la vida de Viviana. Decide salir a caminar y se estremece cuando afuera de su hotel ve descender de un taxi precisamente a ese hombre de su pasado.

Denisse es taciturna, tímida y triste. Aurora la alienta para que salga y pueda conocer a un muchacho que la enamore y se case con ella pero la muchacha no desea hacerlo. Aurora le aconseja que no le de más tiempo al tiempo, pues si lo hace terminará como ella y Amparo.

Camila cumple con su trabajo dentro de la empresa de Remigio, pero siempre ha sido celestina de Tatiana, a quien constantemente aconseja que termine su relación con el hombre. Camila es pisoteada y ofendida por Pamela, quien reconoce que la muchacha es bonita y la detesta por considerarla poca cosa.

Tatiana se besa apasionadamente con Remigio, quien le promete que pronto se divorciará para estar con ella y, a pesar que Camila trata de impedirlo, son descubiertos por Lavinia, la esposa de él, quien se abalanza contra la muchacha y la echa de la empresa exigiéndole que no vuelva más para después discutir con su marido, quien asegura que la Tatiana lo sedujo y con tal de probar a su mujer que lo que dice es cierto, decide despedirla por lo que ésta, enfurecida y frustrada, le jura que se las pagará. Camila la consuela y casualmente se encuentran en la calle con Fernando, quien les pregunta si todo está bien. Camila le dice que su amiga ha perdido su empleo y entonces él, bondadoso, decide contratarla.

Eva pide a Moisés que se olvide de Tatiana, la cuál jamás tendrá ojos para él ya que aspira a conocer a alguien que le de todo lo que sueña. Moisés jura que un día triunfará realmente y entonces podrá conquistar a su amada, mientras que Fabiola solo se ríe de él y suelta veneno contra Tatiana, pues la conoce y sabe que es demasiado ambiciosa.

Pamela se arregla para salir. Descubre que sus padres están molestos y les pregunta qué pasa pero ninguno de los dos desea hablar de lo que sucedió en la oficina de Remigio, por lo que la muchacha sale de casa. Se encuentra con Santiago, a quien besa apasionadamente. Le pide que ya se casen y él decide que si eso es lo que ella más desea en la vida entonces lo mejor será terminar.

Viviana se sorprende al saber que su chofer ha renunciado mas acepta a Bernal y le ofrece su amistad. Él no deja de observarla y recordar el mandato de Amparo. Se encuentra con Susana ven en un restaurante en el que la segunda le dice a su amiga que ha visto a Gregorio en el mismo hotel en que ella se hospeda, por lo que teme a que las encuentre. Viviana entonces reacciona y siente miedo pues sabe que si Gregorio reaparece en su vida, todo lo que ha logrado se destruirá.

Camila se presenta a trabajar y entonces Remigio le dice que para evitar problemas ella también queda despedida. La muchacha sale furiosa del lugar y entonces Tatiana le promete que ella le conseguirá trabajo. Las dos se presentan ante Fernando, a quien Tatiana pide que también contrate a Camila. El asegura no tener vacantes pero la empereza de Tatiana lo hace sonreír y aceptar. Cuando las dos amigas, felices, salen de la constructora,  Camila topa con Santiago y de inmediato los dos quedan flechados. Tatiana asegura a su amiga que ella y ese joven y apuesto hombre se han gustado.

Santiago habla con su amigo Juan Pablo, con quien se desahoga por el estrés que le causa su relación con Pamela. Juan Pablo se sincera y asegura estar enamorado de Denisse. Santiago le pide a su amigo que se arriesgue y enamore a su hermana, a la cuál le hace falta sentirse amada, tener ilusiones.

Pamela no puede aceptar que Santiago haya terminado con ella y, herida, cena sola en un restaurante y es abordada por un extraño, quien la seduce. Ambos toman una copa y congenian por lo que terminan besándose y haciendo el amor. Ese hombre se llama Gregorio Mansetti. Los dos se entienden y tras unas copas y el despecho de ésta, terminan en la cama, donde él la enamora con caricias que la hacen sentir como nadie ha podido.

Viviana tiene un altercado con Amparo, quien la amenaza con decirles a sus hijos que fue una cabaretera. Viviana la reta y le exige que hable y entonces vea de qué lado están sus hijos. Le reclama ser una amargada que se frustró por no haber conocido nunca el calor del amor de un hombre. Amparo le sorraja tremenda cachetada y se marcha a llorar a solas. Extrae de entre sus cosas al foto de un hombre al que amó en el pasado. Es interrumpida por Aurora, a quien corre y saca a empujones de su habitación.

Camila cuenta a Eva lo feliz que está de haber encontrado trabajo rápidamente, mientras que Tatiana cuenta sus intimidades a Fabiola, quien no puede creer que a su amiga la hayan descubierto besándose con el hombre del que era amante. Cuando Tatiana le dice a su amiga que Moisés la ama realmente, ésta le pide que no insista y deje claro a su hermano que jamás tendrá ojos para él, pues ahora que ha entrado a trabajar a la constructora ha puesto los ojos en un nuevo hombre: Fernando Valdemoros.

Santiago descubre a su madre llorando. Le pide que le diga qué es lo que pasa y ella está a punto de decirle la verdad cuando son interrumpidos por Amparo, quien llena de besos y abrazos a su sobrino y le asegura que Viviana está bien. La mujer le dice que deben fijar fecha de compromiso para su boda con Pamela, a la que la imponente tía considera la mejor novia para su sobrino, quien le dice que a diferencia de Pamela él no desea casarse, por lo que ha terminado su compromiso con ella. Amparo no comprende a su sobrino y a diferencia de ella Viviana apoya a su hijo y le asegura que siempre lo apoyará en todas sus decisiones.

En su habitación, Leopoldina contempla un veneno mortal que le entregará a Amparo para entonces así eliminar definitivamente a Viviana. Habla con Bernal, a quien le recuerda lo que tiene que hacer para que Fernando se decepcione de su esposa.

Lavinia y Remigio discuten nuevamente por las infidelidades de éste, quien asegura a su mujer estar harto de ella. Lavinia le propone que se divorcien y entonces se olvide de todo, incluso de tener la vida que tiene pues básicamente maneja la empresa que sus padres heredaron a ella.

Amparo alienta a Fernando para que se haga de una amante y se olvide de una vez por todas de Viviana pero él cree que su mujer lo es todo en la vida, mientras que Aurora habla con la mujer y, nerviosa, le asegura tener la sospecha de que su marido tiene a otra. Viviana no quiere hacer caso de tales afirmaciones pero Leopoldina contribuye a que las crea por lo que ocasionan que ella y su marido peleen cuando ella le reclama su infidelidad. Él le exige que le diga quién le ha dicho tales mentiras pero ella no se lo dice. El hombre sale furioso de casa, causando alegría a Amparo, quien asegura que la familia de Viviana pronto se destruirá y ella quedará al mando de la casa.

Gregorio jura que encontrará a Viviana y Susana y de las dos se vengará, pues por una pasó muchos años en la cárcel y otra lo abandonó sin dejar rastro. Sospecha que las dos se encuentran en la ciudad, en algún barrio corriente, por lo que las busca en centros nocturnos, discotecas y cantinas, sin lograr nada.

Camila no deja de pensar en Santiago y asegura a Tatiana que se ha enamorado. El timbre suena, Tatiana abre la puerta y se lleva una sorpresa al ver a Remigio, quien le dice que no puede dejar de pensar en ella y la besa. Ella lo abofetea y lo corre de su casa segura de no querer volver a verlo. El hombre forcejea con ella y aparece Moisés, quien lo saca por la fuerza, casi a golpes, y aprovecha para hablarle de amor a Tatiana, quien lo desprecia por ser un pobre diablo. 

Fernando se toma una copa, sonríe al recordar el atrevimiento y pasión de Tatiana. Toma sus cosas, regresa a casa y hace las paces con Viviana, a quien le asegura no tener ninguna amante. Ella decide perdonarlo pero cuando él intenta hacerle el amor ella se niega, causando molestia en el hombre.

Lavinia discute con Pamela, a quien le dice que debe presionar a Santiago para que se case con ella. La muchacha cree que le debe dar tiempo a su novio mientras que ella se divierte con alguien más. Lavinia la abofetea por su cinismo y le promete que si descubre que tiene relaciones con otro se las pagará. Pamela entonces la amenaza con no casarse con Santiago para salvar la empresa de su padre.

Tatiana coquetea con Fernando, quien la invita a comer. Después toman algo y ella, sin pudor alguno, se atreve a besarlo. Él le corresponde y ambos van a un hotel donde hacen el amor. Él después siente arrepentimiento pero ella lo calma y le asegura no darle importancia a que sea casado, pues desde que lo vio por primera vez se sintió atraída a él. Lo besa nuevamente y él cae en su juego.

Juan Pablo visita a Denisse, a quien invita a pasear. Lo hacen y entonces él le pide que sea su novia pues durante mucho tiempo la ha amado en secreto. Ella no le corresponde y al regresar a casa llora amargamente. Asegura a su madre tener miedo a que le hagan daño. Amparo aprovecha para intrigar y Viviana le exige que las deje en paz, tanto a ella como a sus hijos. Denisse suplica que no peleen y entonces se refugia en su tía Aurora, quien le aconseja que se haga novia de juan Pablo.

Eva pide a Fabiola que trabaje, que haga algo, pero ésta se niega rotundamente y asegura envidiar a Tatiana, quien siempre consigue lo que quiere. Eva cree que aunque Tatiana sea una buena muchacha está completamente equivocada.

Susana propone a Viviana que se asocien y trabajen. A las dos les gustan las flores por lo que creen que la decoración para banquetes podría ser un buen negocio para las dos, que conocen de esas cosas y pueden pedir ayuda a los expertos que contraten. Deciden ponerse en marcha.

Camila y Santiago tienen un encuentro y él no puede evitar sentir algo por ella, la cuál le parece demasiado dulce. Juan Pablo se burla de su amigo pues cree que se ha enamorado de una muchacha común y corriente. Santiago nombra a Camila su nueva asistente y la invita a cenar para discutir algunas cosas. Ella lo rechaza y le asegura que no es del tipo de mujeres que se enredan con su jefe. Él intenta besarla y ella lo abofetea. Se marcha y llora amargamente por la desilusión. Cuando él maneja por la calle, se sorprende al ver salir a su padre de un hotel acompañado de una muchacha a la que no logra distinguir.

Gregorio descubre que Viviana se casó con un hombre adinerado por lo que cree que podrá aprovecharse de ella. Se presenta en su casa y le exige demasiado dinero a cambio de no hablar con su marido. Ella está aterrada pero se muestra valiente y lo corre. Él está a punto de besarla y a cambio recibe una fuerte cachetada. Él se marcha pero es visto por Leopoldina, quien rápidamente cuenta el suceso a Amparo, quien ingenia un nuevo plan y decide escribir una carta a la esposa de su sobrino para comenzar a hacer creer a Fernando que ésta tiene un amante. Obliga a Aurora a que la escriba, exigiéndole que tenga agallas.

Tatiana llega a casa y emocionada cuenta a Camila lo sucedido con Fernando, pero ésta llora amargamente y le dice que Santiago es un aprovechado. No desea trabajar más en la constructora.

Santiago habla con su padre, al que le pide que le diga quien es la mujer con la que estaba saliendo del hotel. El hombre asegura a su hijo haber tenido un affair con alguien y sentirse arrepentido. Jura que nunca más sucederá. Santiago solo le pide que no le haga daño a su madre. Tempranamente Fernando cuenta a Santiago lo que ocurrió y éste le aconseja que despida a Tatiana o se buscará problemas pero Fernando se niega y reconoce sentir algo por la muchacha.

Lavinia habla con Aurora y Amparo, a quienes asegura que pamela sufre por el rechazo de Santiago. Amparo jura que su sobrino se casará con Pamela a como de lugar. Aconsejadas por Leopoldina deciden que lo mejor será inventar un embarazo.

MARZO 2008. Viviana, angustiada, le cuenta a Susana lo que ha ocurrido. Teme a que todo su pasado se descubra, incluyendo quien es Gregorio, pues eso implicaría tener que enfrentar a sus hijos y perder el amor de Fernando, a quien ella ama por sobre todas las cosas.

Pamela discute con Lavinia, quien sospecha que su hija se irá a encontrar con su amante. La muchacha lo acepta y se marcha a encontrarse con Gregorio, con el cuál hace el amor ardientemente asegurando que nadie la había hecho sentir como él.

Juan Pablo dice a Santiago saber quien es la amante de su padre. Cuando éste se entera, acude a Tatiana, a quien zangolotea y exige que deje tranquilo a su padre. Ella se defiende y le asegura que si Fernando busca caricias en otra mujer es porque su esposa no es lo suficientemente mujer. Santiago está a punto de abofetear a Tatiana pero Camila lo detiene. Los dos discuten y Santiago la ofende asegurando que las dos son tal para cual. Fernando intercede y Santiago le exige que corra a Tatiana pero el hombre se niega rotundamente.

Bernal se porta cariñoso con Viviana. Trata de propasarse con ella y a cambio recibe un par de cachetadas. Ella le exige que deje el trabajo pero Amparo se interpone y decide no correrlo. Acusa a Viviana de tener un amante y entonces  ésta se revela y le recuerda que tanto ella como Aurora son un par de solteronas que viven en su casa porque han sabido enredar a Fernando, quienes las ha ayudado por caridad. Amparo no deja de soltar ponzoña y se sorprende cuando Viviana le pregunta porqué se interesa tanto en el bienestar de Fernando. Se atreve a preguntarle si está enamorada de su propio sobrino. Atormentada, Amparo le exige que calle y se marcha a encerrarse nuevamente a mirar la foto del hombre de su pasado. Aurora, preocupada, le pide que mejor hagan un viaje, se marchen lejos antes de que la verdad se descubra. Amparo desquita su coraje con ella, abofeteándola y empujándola. La acusa de ser débil y la causante de toda su amargura. Aurora llora y Denise la consuela. Le pregunta qué es lo que ella y Amparo ocultan pero la mujer calla, asegurando que ese secreto nunca se sabrá.

Camila aconseja a Tatiana que busquen otro trabajo pero ésta se niega y cree que en realidad se ha enamorado de Fernando. Camila, molesta, sale de casa y en la calle es asaltada por unos maleantes a los que Santiago descubre, por lo que la defiende y pide que hablen. Él le pide perdón y le asegura no poder dejar de pensar en ella. La besa apasionadamente y ella lo rechaza, asegurando que no quiere ser su juego, como Tatiana lo es para su padre.

Pamela se baña y es espiada por Remigio, quien se deleita con la desnudez de su hijastra.

Fernando llega a casa y descubre la carta que Leopoldina ha puesto entre su correspondencia. Enfurece y de inmediato exige a Viviana que le diga quién es el hombre con el que mantiene una aventura. Ella asegura serle fiel pero no le cree. El disgusto hace que Amparo y Leopoldina disfruten de su maldad. Molesta, Viviana manda a su marido a dormir a otra habitación y de inmediato acude a Amparo, a quien asegura que si no acepta que fue ella la que se encargó de hacer la carta, entonces la misma Viviana gritará a los cuatro vientos que la mujer está enamorada de su sobrino. Tanto Santiago como Denisse escuchan eso y se sorprenden. Preguntan si es verdad y, aterrada, Amparo lo niega y en venganza asegura que Viviana la acusa porque Fernando ha descubierto que tiene un amante que la ha visitado en su propia casa. También confiesa que Viviana y su amiga Susana fueron unas vulgares cabareteras que se prostituían con cuanto hombre podían, hasta que una de ellas logró enamorar a Fernando, quien era un hombre casado, decente. Fernando interrumpe y exige a su tía que calle y defiende a Viviana. Santiago y Denise piden a su madre que diga la verdad y ésta, con lágrimas en el rostro, decide confesar la verdad y asegura que aunque nunca se prostituyó si trabajó en un cabaret, donde conoció a Fernando. Denise se horroriza y decide encerrarse, mientras que Santiago asegura a su madre no sentir vergüenza por su pasado. La abraza fuertemente y entonces Amparo escupe más ponzoña: Exige a Viviana que aclare lo de su amante. Viviana le suelta una fuerte bofeteada y le exige que termine con su mentira, pues ella no tiene ningún amante. Asegura que Amparo siempre le ha tenido celos porque tiene sentimientos enfermos hacia su marido. Santiago exige a su tía que diga si eso es cierto y entonces Amparo se encierra en su habitación. Reza y jura que Viviana se las pagará con lo que más le duela. Tempranamente hace sus maletas y decide que hará un viaje. Se marcha sin dar más explicación.

Denise se desahoga con Juan Pablo, a quien asegura estar decepcionada de sus padres. Éste, tratando de defender a Viviana, sin querer habla sobre la relación entre Fernando y Tatiana, sorprendiendo aún más a la muchacha.

Viviana exige a Bernal que le diga si Amparo lo contrató para enamorarla. Él se lo niega rotundamente. Entonces Viviana decide prescindir de sus servicios ya que Amparo se ha ido de viaje. Leopoldina se interpone y entonces Viviana le recuerda que ella solo es una sirvienta y que en ausencia de Amparo, si no pone de su parte, también tendrá que marcharse.

Santiago pide a Camila que por lo menos sean amigos. Se porta cariñoso y son descubiertos por Pamela, quien reconoce a la muchacha y tras hablar con él, a solas la amenaza y le exige que deje su trabajo. Tatiana la descubre y arma un quilombo en el que hay arañazos y cachetadas. Tanto Santiago como Juan Pablo las separan y entonces Pamela asegura ser ella la prometida de Santiago y estar a punto de casarse con él. Se marcha y Santiago no dice nada. Camila llora y su amiga Tatiana le aconseja que no sea tonta y luche por el hombre que ama.

Moisés es contratado como fotógrafo para una revista en la que buscan modelos. Pide a Fabiola que haga un casting pero ella se niega y asegura que no está para trabajar, si no para que la mantengan. Pierde el tiempo en amoríos con Bernal, quien le da regalos. Discute con Eva, quien le asegura que si no hace algo con su vida, entonces tendrá que irse de su casa.

Gregorio no deja de acosar a Viviana, quien le da una fuerte suma de dinero para que se marche lejos. Tiene un encuentro con él y trata de abusar de ella pero la mujer se las ingenia para golpearlo y escapar. Acude a Susana, a quien dice que quizás lo ha matado.

Denise cuenta a Aurora que su padre tiene una amante la cual es su asistente. Amparo lamenta la situación por la que su sobrina pasa y ésta asegura que ha decidido salir, liberarse, en vez de estar encerrada en una casa en la que todos han escondido mentiras.

Fernando pide a Tatiana que los acompañe a él y Octavio a consumar un negocio. Se lleva una enorme sorpresa cuando en la junta se ve cara a cara con Remigio, con quien Fernando la presenta como su asistente.

Camila felicita a Moisés por su trabajo. Lo abraza y él le da un beso. Son vistos por Santiago y Juan Pablo, quienes creen que la muchacha es tan igual como Tatiana. Juan pablo aconseja a su amigo para que siga con sus planes y se case con Pamela, por lo que éste decide hacerlo y habla con la muchacha, a quien le dice que se casarán a fin de mes. Cuando Camila se entera de la noticia, ya que Pamela le presume su anillo de compromiso, siente un terrible dolor.

Gregorio está herido y así es visto por Pamela, a quien dice que fue asaltado en la calle. Ella le dice que deben dejar de verse por un tiempo pero él se niega y le asegura que es suya y la desea a su lado. La besa y le hace el amor por la fuerza.

Viviana y Fernando se han distanciado y él continúa creyendo que ella tiene un amante. Amparo decide hablar y le asegura a su sobrino que nadie puede asegurar que eso sea verdad, puesto que aunque Viviana recibió la visita de un hombre jamás se supo si éste era su amante o no. Él habla con su esposa y le pide perdón. Le pregunta quién es el hombre que la visitó y ella le dice que fue el ex marido de Susana, quien la está buscando. Lo de la carta nadie se lo explica y ella insiste en que fue Amparo la que lo planeó todo para hacerla parecer culpable. Santiago les dice que se casará con Pamela dentro de poco pues así lo ha decidido. Viviana lo felicita.

Leopoldina mantiene comunicación con Amparo, a la que dice como están las cosas en la casa y le cuenta de la boda entre Santiago y Pamela por lo que decide que volverá de su viaje en menos de un mes.

Remigio asegura a Fernando que su asistente no es una buena persona y que es demasiado incompetente. Él le pregunta si la conoce y éste revela que trabajó en su empresa un tiempo pero tuvo que despedirla. Fernando le confiesa que precisamente ese día él la contrató.

Camila sufre amargamente por la boda entre Santiago y Pamela. Él por su parte, al creerla una cualquiera, la trata con indiferencia. Ella decide presentar su renuncia y se marcha. Llora amargamente y acude a una iglesia, donde es vista por el padre Bianchi, quien la consuela y brinda confianza por lo que ella se desahoga, creyendo que lo mejor sería regresar a Puebla con su familia severa de costumbres antiguas que lo único que desean es casarla con el mejor postor. El sacerdote la alienta para que luche por sus sueños, para que deje de ser una simple secretaria y realmente haga lo que desea, lo que le apasiona.

Lavinia descubre a Pamela en los brazos de Gregorio, besándose. Se da cuenta de que ese hombre podría ser padre de su hija por lo que la espera en casa y la abofetea. Le exige que se deshaga de ese hombre lo antes posible si es que se casará con Santiago. Pamela asegura tenerlo todo controlado y reacciona violentamente asustando a su madre, a la que exige que nunca más en la vida le vuelva a poner una mano encima, amenazándola con una daga, asustándola.

Susana dice a Viviana que ya todo está listo para inaugurar su empresa de decoración de banquetes, en la que un experto, Joaquín Portugal, un arquitecto en diseño que con sus grandes ideas las ayudará. Viviana da la bienvenida al joven arquitecto y les da buenas noticias: Santiago y Pamela se casan y esa será su oportunidad para darse a conocer. Las dos amigas se abrazan.

Remigio tiene un encuentro con Tatiana, a la que reclama el estar con otro hombre que también es casado. Ella le asegura que Fernando es mucho más hombre que él en todos los aspectos. Furioso, Remigio reacciona y la hace suya por la fuerza para después escupirle y decirle que es un asco. Tatiana llora amargamente por lo que le ha sucedido y al volver a casa se encierra a llorar sin decir nada a Camila, a la cuál preocupa. Ésta busca un trabajo en el periódico y acude a uno: ¡Es la empresa de Viviana! Allí conoce a Joaquín, quien de inmediato se enamora de ella y decide contratarla por sus estudios y gran curriculum. Le da el trabajo que tiene que lograr de inmediato puesto que pronto tendrán su primer evento: La boda del año. Camila comienza a trabajar sin sospechar de quién será la boda.

Fernando habla con Gustavo y cree que aunque Viviana le ha sido fiel ya no siente la pasión que antes sentía hacia ella. Gustavo le aconseja que no eche por la borda tantos años de matrimonio por una fugaz aventura con una muchacha que bien podría ser su hija.

Viviana pide a Denise que trabaje con ella en su pequeña empresa. La muchacha se siente confundida y entonces Aurora intercede por la esposa de su sobrina. Entre las dos convencen a Denise para que haga algo. Acuden a la casa donde todo se ha montado y allí conocen a Camila, quien ofrece su amistad a la introvertida Denise. Las dos acuden a hacer compras y preparativos.

Remigio piensa en lo que le hizo a Tatiana, seguro de que ella se buscó lo que le ha sucedido. Lavinia, asustada, le dice que Pamela la ha amenazado. El hombre cree que su hija hizo bien pues considera que Lavinia es una mujer que se entromete en todo lo que no le importa. La mujer descubre que la ropa de su marido huele a perfume de mujer, por lo que enloquecida se abalanza contra él para reprocharle sus infidelidades. Él re responde con un fuerte golpe en el rostro que la silencia y aplaca. Le confiesa no estar dispuesto a seguir aguantando sus celos ni sus humillaciones y le deja claro que la inmobiliaria la manejará él a su antojo y ella solo recibirá su parte por ser accionista mayoritaria pero nada más.

Gustavo visita a Viviana en su oficina. Allí conoce a Susana, con quien simpatiza.

Denise asegura a Juan Pablo sentirse mejor ahora que hace algo de provecho. Cree que las cosas en casa marchan mejor desde que su tía Amparo no está, administrándolo todo, incluso las vidas de todos.

Santiago no deja de pensar en Camila, en su sencillez. Lamenta que ella no sea como él pensaba. Es sorprendido por su tía Amparo, quien ha vuelto de su viaje y lo felicita por su boda con Pamela Gallardo.

Fernando llega a casa y se sorprende al encontrar nuevamente cartas de amor dirigidas a Viviana por lo que discute con ella. La mujer, cansada de dar explicaciones le pide que piense lo que quiera y no la moleste.

Joaquín se ha encariñado con Camila. Los dos deciden cenar juntos y acuden a casa de ella, donde él conoce a Tatiana, quien cree que ellos dos hacen una linda pareja. Al estar los amigos a solas, Joaquín le dice a Camila lo que siente por ella y se atreve a besarla. Ella se pone nerviosa pero termina por corresponderle.

Viviana se sorprende al ver a Amparo de regreso en casa. Le deja claro que si ha regresado a instalarse, deberá dejar de importunar, de meterse en las vidas de los demás. Amparo pide perdón a la mujer pero al estar con Aurora y Leopoldina asegura que ha mentido y que ha retornado con más fuerza que nunca para destruir a la mujer y vengar sus humillaciones. Aurora se niega a participar y su hermana la obliga, jaloneándola. A la mujer no le queda mas que aceptar. Lo primero que Amparo hace es contactar a Bernal, a quien contrata como chofer personal para cometer sus fechorías.

Viviana habla con Fernando. Le pide que soluciones sus diferencias y vuelvan a ser la pareja que fueron antes. Los dos se dan un fuerte beso de amor.

DIAS DESPUES aparece un desplegado en los periódicos anunciando la boda entre Santiago y Pamela, llenando de orgullo a sus más cercanos menos a Camila, quien al ver la publicación siente un gran dolor. No así Gregorio, quien al enterarse  en un cabaret de mala muerte en el que oficia jura que impedirá esa boda pues Pamela le pertenece.

Joaquín y Camila deciden hacerse novios. Denise los felicita así como Susana, quien considera que lo mejor que alguien puede tener en la vida es una pareja. Camila y Denise le preguntan por Gustavo, quien la ha ilusionado. Denise espera que Susana pueda ser su suegra y se atreve a preguntarle si sabe del pasado de su madre. Susana se lo cuenta y le asegura que Viviana no tiene nada de qué avergonzarse, pues pasó tiempos muy duros y las dos no tuvieron más remedio que trabajar en el cabaret, acompañando a los hombres.

Fabiola se entera que está embarazada y se lo hace saber a Bernal, quien le dice que él no puede casarse con ella ni hacerse cargo de ese hijo. Le da dinero para que acuda a donde puedan practicarle un aborto.

Tatiana llama a Fernando a su casa y le dice cuanto extraña sus caricias, sus besos… Ninguno sospecha que Leopoldina lo ha escuchado todo y menos que ésta se lo va a decir todo a Amparo, quien ríe malévolamente y asegura que ésta vez Viviana le pagará todas las que le ha hecho.

Remigio siente demasiada atracción hacia su hijastra, por lo que huele su ropa interior. Es descubierto por Lavinia, quien no puede creer lo que ha visto. Le exige que en cuanto su hija se case, él se marche de su casa para siempre. Él le asegura que no será así y tiene el descaro de aceptar que Pamela lo excita.

Camila tiene un encuentro con Santiago en la empresa de Viviana. Ella no puede creer cuando se entera que él es hijo de su jefa. Los dos hablan a solas y ella le dice que tiene novio: Joaquín. Él le asegura que si ella se lo pide no se casará. La besa y es correspondido, pero ella no dice absolutamente nada por lo que Santiago se marcha y deja a Camila llorando en su soledad.

ABRIL 2008. Aurora visita una iglesia, acompañada por Bernal. La mujer se sorprende cuando ve oficiar al padre Bianchi, al que ella llama Ignacio, pasmada.

Tatiana visita a Camila en su nuevo trabajo. Allí conoce a Viviana, con quien de inmediato simpatiza por su carácter alegre. Viviana le propone que si no tiene un trabajo fijo se una a ellas pues necesitan gente emprendedora.

Fabiola les dice a Eva y Moisés que está esperando un hijo de Bernal, quien no quiere corresponderle. Moisés entonces busca a Bernal para reclamarle. Los dos pelean a puño cerrado y finalmente Bernal le clava una puñalada, dejándolo malherido y huyendo. Acude a Amparo, a quien dice que trabajará de planta en la casa, mientras que Paz sufre cuando se entera de lo que le ha sucedido a su hijo. Reacciona y abofetea a Fabiola, desesperada, culpándola de lo que le ha sucedido a su hermano. Fabiola reacciona entonces y reclama a su madre el siempre haber tenido preferencia por Moisés, quien pareciera ser el hijo modelo. Orgullosa y serena, Eva asegura que aunque no lo quiera aceptar es así: Moisés es un hijo modelo, mientras que Fabiola solo ha sido una irresponsable que la ha llenado de problemas, de vergüenza, y ahora de dolor. Cada una llora aparte, en su soledad.

Susana y Gustavo visitan un bar en el que conversan. Allí tienen un encuentro con Gregorio, quien arma un tremendo escándalo. Los dos hombres se golpean y Gregorio lastima demasiado a su contrincante. Amenaza a Susana, a la que le recuerda que tiene una gran deuda con él.

Tatiana y Fernando tienen un encuentro amoroso. Ella lo besa apasionadamente y le asegura que si él tiene problemas matrimoniales entonces se divorcie y se case con ella.

Los Gallardo visitan la mansión Valdemoros para hacer una cena de compromiso formal, entre sus hijos. Es Amparo quien decide hacerse cargo de todo, de servir el vino y atender a Viviana con demasiadas atenciones, despertando la sospecha en todos. Les sirve vino pero hay confusión al momento de tomar las copas por lo que cada quien toma cualquiera. Durante la cena Lavinia comienza a sentirse mal y decide marcharse a casa. En la cocina, amparo maldice a Viviana pues teme a que haya sido Lavinia la que consumió el veneno. Al estar en casa, Lavinia comienza a sentirse terriblemente mal hasta morir asfixiada. Pide ayuda a Remigio pero este se niega totalmente esperanzado a que la mujer muera para poder quedarse con todo lo que le pertenece. Lavinia muere, causando un gran dolor a Pamela, quien se refugia en los brazos de su padrastro.

Los Valdemoros se impactan al saber que Lavinia ha muerto. Acuden al lado de Pamela, quien no se separa de Santiago un solo momento.

Leopoldina se siente angustiada por lo que ha sucedido. Amparo le exige que no se comporte tan obvia y disimule, segura de que nadie sospechará que ellas dos pusieron el veneno en la copa dirigida a Viviana. No sospechan que Aurora las ha escuchado.

Viviana y Fernando creen que la boda se debe aplazar. Santiago está de acuerdo con ellos, así como Remigio, pero Pamela teme a que eso sirva de pretexto para perder a Santiago por lo que pide con llanto que sigan con los planes. Santiago le hace ver que en esos momentos ellos no se pueden casar ya que deben guardar luto a Lavinia.

Joaquín, por más que trata de satisfacer a Camila, no lo logra, por lo que le pide que le diga si ella está enamorada de otro hombre. Camila asegura que no.

Moisés logra salvarse en la cruz roja. Eva lo cuida y Fabiola aprovecha la ocasión para pedirles perdón a los dos. Los tres, como familia, se abrazan y Moisés jura a su hermana que él hará todo lo posible para que a su hijo nunca le falte nada.

En la funeraria en que se vela a Lavinia, Gregorio hace una aparición, sorprendiéndolos a todos, principalmente a Viviana y Susana. Él da el pésame a Pamela, a quien asegura que si se casa con su prometido la matará.

Leopoldina revisa el celular de Fernando, quien se baña. Descubre que tendrá un encuentro con Tatiana. Se lo hace saber a Amparo, quien de inmediato pide a Bernal de llevarla a ese hotel, desde el cual hacen que alguien llame a Viviana y le diga lo que está a punto de acontecer. En efecto, Fernando hace el amor con Tatiana y los dos son descubiertos por Viviana, quien al admirar tal escena llora de coraje y se abalanza contra los dos para golpearlos. A Tatiana la arrastra hasta el pasillo, donde la pone en evidencia con los demás huéspedes. A lo lejos, Amparo goza de la escena y acaricia el rostro de Bernal, satisfecha.

Santiago nuevamente busca a Camila, a quien dice estar seguro de amarla y no querer casarse con Pamela. La besa y son descubiertos por Joaquín, quien no se sorprende ni escucha a Camila, a la cual desea suerte asegurando que él ya estaba seguro de que ella amaba a otro. Santiago permanece con su amada, la cuál le confiesa que ella también lo ama. Los dos hacen el amor mientras que Joaquín llora desilusionado por las calles.

Viviana se siente terriblemente decepcionada de su marido. En casa llora amargamente y jura que se divorciará.

Denise y Juan Pablo no se separan un solo momento de Pamela, quien acude a la cafetería y allí habla con Gregorio de sus enredos amorosos. Son escuchados por Denise, quien no puede creer que su futura cuñada haya engañado a su hermano.

Tatiana cuenta a Camila lo que le sucedió y ésta le recuerda que muchas veces le dijo cuales podrían ser las consecuencias de andar con hombres casados. Las dos reciben la visita de Fabiola, quien les dice lo que le sucedió a Moisés. Las muchachas acuden al departamento de éste, para brindarle apoyo.

Pamela llega a casa, se desnuda para dormir. Es interrumpida por Romeo, quien le asegura no poder contenerse más. Romeo la hace suya por la fuerza, causándole un gran dolor.

Tempranamente Joaquín habla con Denise y le dice que lo suyo con Camila ya ha terminado. Ella pregunta porqué pero él no dice nada. Es Camila quien se lo cuenta y pide que la deje a solas con Joaquín, a quien pide perdón asegurando que ella intentó amarlo pero no le fue posible enamorarse. Le ofrece que sean amigos y él acepta.

Fernando pide a Viviana que hablen pero ella se niega definitivamente y está dispuesta a divorciarse. Amparo aprovecha para intrigar y Viviana le da una fuerte cachetada que la arroja al suelo. Cree estar segura de que Amparo estuvo detrás de todo lo que aconteció. Le exige que se marche de su casa y Amparo se niega pues esa casa fue de sus padres y también de su hermano, el padre de Fernando. Viviana decide que entonces la que se irá será ella. Santiago y Denise no saben que sucede. Fernando es quien se los dice. Viviana no puede creer cuando se entera que Santiago siempre lo supo y no dijo absolutamente nada. El muchacho también confiesa estar enamorado por lo que no se casará con Pamela. Confiesa que la mujer a quien ama es Camila. Viviana se opone a esa relación, pues Camila es amiga de la amante de Fernando y seguramente también es una mujerzuela. Amparo intercede y le recuerda a Viviana que nadie puede ser tan mujerzuela como ella, que también fue amante de Fernando cuando éste estaba casado con su antigua esposa enferma. Amparo no cesa sus ataques por lo que Viviana la cachetea tan fuerte que la arroja por las escaleras, dejándola inconsciente y enviándola al hospital. Todos se impactan con la reacción de la mujer, quien sufriendo decide tomar sus cosas y marcharse de casa, a su oficina, donde tempranamente al estar cara a cara con Camila la cachetea y la corre. La muchacha se va y Joaquín exige a Viviana que diga qué le sucede. Ella le dice la verdad: Camila es amiga de la amante de su marido y no conforme con eso, también es la amante de su hijo, el cuál está próximo a casarse.

Joaquín acude a Camila y le pide que le diga si es verdad lo que Viviana le ha dicho. Camila llora y lo acepta, como acepta estar enamorada de Santiago desde siempre. Pide a Joaquín que nunca más la vuelva a buscar.

Amparo se siente mal pero el saber que Viviana se ha ido de casa la consuela y cree que los golpes valieron la pena pues toda la familia está al pendiente de ella y no de su enemiga.

Aurora habla con Fernando, a quien le dice que Viviana es buena y no merece lo que le está pasando. El hombre cree que su mujer es peligrosa y entonces Aurora le cuenta que Amparo siempre ha odiado a Viviana, la ha considerado una enemiga y una oportunista. Fernando pide a su tía que le diga  porqué amparo siempre lo ha sobreprotegido y se ha metido en su vida como si fuera su esposa o lo celara tanto. Aurora llora y calla.

Santiago busca a Camila, quien cree que lo mejor es que se separen y no se vuelvan a ver nunca más. Él la besa, aferrado y le pide de rodillas que no lo deje pues desea que sea su esposa aunque se interponga todo el mundo. Los dos se besan fuertemente.

TRES MESES DESPUES: Camila y Tatiana encuentran trabajo en un salón de belleza. Allí se encuentran cara a cara con Viviana, quien las ofende delante de todo el mundo, avergonzándolas. Les asegura que si no se alejan de su hijo y su marido las destruirá. Tatiana la enfrenta y las dos mujeres se desgreñan. Esta vez Tatiana sale vencedora y Viviana les jura que se las pagarán.  Cuenta lo sucedido a Susana, quien le hace ver que el único culpable de lo que sucede es Fernando.

Amparo nota solo a su sobrino, a quien da su apoyo para que sea feliz con Tatiana, con la cuál ha decidido hacer migas. Denise se ofende ante la propuesta de su tía y es consolada por Aurora, quien cree que su hermana es realmente mala y no descansará hasta vengarse completamente.

Pamela se entera que está esperando un hijo y cree que debe deshacerse de ese niño pues sospecha que es el resultado de las violaciones de Romeo. Gregorio la descubre y le asegura que ahora más que nunca, si ella insiste en casarse con Santiago, la matará. Gregorio cree que con el embarazo de Pamela ahora tendrá a Viviana en sus manos, mientras que ella busca a Santiago y lo descubre besándose con Camila, a la que cachetea. Santiago la detiene y le dice que ellos ya no van a casarse, pues la boda se pospuso y él a quien ama realmente es a Camila.

Gregorio se presenta en la mansión Valdemoros. Es recibido por Amparo, quien le ofrece que hablen. Descubren que tienen en común una sed inmensa de hacer pasar malos ratos a Viviana por lo que la mujer le propone que tiendan una trampa a Fernando para que este se desilusione completamente de Viviana. Gregorio cree que eso no hace falta pues él tiene un arma más poderosa para lograr que Fernando se desilusione completamente de su esposa: Él sabe la verdadera razón por la que Viviana y Fernando se casaron y eso fue que ella estaba embarazada de él, pero la verdad es que ese hijo no es de Fernando. Amparo se estremece tras las palabras del hombre y asegura que eso no puede ser cierto pero éste jura que es verdad y conoce al verdadero padre de Santiago. Amparo exige que se lo diga y entonces él le dice que lo tiene frente a ella. Leopoldina no puede creer lo que escucha detrás de las puertas.

Fernando busca a Viviana con enormes ramos de rosas. Le pide que lo perdone pero ella se niega rotundamente. Él, ante sus rechazos, se sigue refugiando en los brazos de Tatiana.

Pamela sufre pues todo le ha resultado mal. Romeo intenta abusar de ella nuevamente pero se niega. Él la golpea y entonces ella le corresponde golpeándolo con una sartén y le dice que está embarazada. El hombre no puede con la noticia. Decide dejarla en paz entonces. Toma sus maletas y se marcha de la ciudad para siempre. En la carretera sufre un accidente automovilístico.

Gustavo aconseja a Fernando que tome una decisión respecto a su matrimonio y Tatiana y deje de engañarse a sí mismo. Lo alienta para que decida con cual de las dos mujeres realmente desea quedarse.

Camila y Santiago pasean felices por un parque. Él le pide que sea su esposa y ella acepta. Se besan y nuevamente son descubiertos por Pamela, quien trata de golpear a Camila pero Santiago se lo impide y le exige que los deje en paz pues él ya no quiere saber más de ella. La muchacha les jura que se vengará de ellos.

Aurora piensa en el padre Ignacio y teme a que la verdad salga a la luz. La verdad de ella y de Amparo, por lo que decide irlo a ver. Se presenta ante él y en secreto de confesión le dice saber que él tuvo amoríos con las dos y que una de ellas tuvo un hijo suyo, hace ya más de cincuenta años. Ignacio sale del confesionario y al reconocerla no puede creer lo que escucha.

Viviana descubre a Amparo y Gregorio juntos. Los enfrenta y Amparo le dice estar al tanto de su sucia verdad por lo que esta vez la destruirá pues sabe que Santiago no es hijo de Fernando, si no de Gregorio, su padrote y ex marido. Viviana se aterra al saberse descubierta.

Susana recuerda sus días de cabaretera, cuando Gregorio y Viviana eran esposos y éste la maltrataba y la obligaba a estar con hombres. Susana siempre estuvo enamorada de él, por eso cuando Viviana huyó ella decidió ser su nueva esposa aunque con los años también se cansó de sus maltratos y terminó por huir.

Pamela sigue en su automóvil a Camila y Tatiana, desde la estética hasta su casa por lo que al saber en donde viven jura que las matará. Las muchachas reciben la visita de Joaquín, quien le dice a Camila que le ha conseguido un trabajo en una casa de decoración en la que están interesados por sus ideas. Camila abraza a su amigo y le da un beso en la mejilla. Santiago los descubre y arma un quilombo hasta golpear a Joaquín. Camila lo corre de su casa. Nuevamente deciden terminar.

Pamela cuenta a Amparo estar embarazada de Santiago y quererse casar con él. La mujer sabe que si Santiago se casa con Pamela será infeliz y por lo consiguiente también lo será Viviana, por lo que exige a su sobrino que le corresponda a la muchacha. Santiago asegura que él no puede ser el padre del hijo de Pamela pero que quizás lo mejor sea casarse con ella y olvidarse por completo de Camila. Se lo hace saber a su madre, quien feliz cree que por fin su hijo ha sentado cabeza y se ha olvidado de Camila.

Fernando le propone matrimonio a Tatiana, quien acepta y se lo cuenta a Camila, la cuál le pide que no cometa error tras error y mejor las dos regresen a sus ciudades natales, con sus familias. Tatiana asegura que cuando ella regrese será solamente para presumir que es una mujer rica que logró sus sueños.

Santiago y Pamela se casan por el civil y ella se instala en la mansión Valdemoros a donde Viviana regresa a petición de sus hijos, aunque ella y Fernando duermen en cuartos separados. Habla en la reunión de bodas con Susana, a quien le dice que Gregorio ha revelado su secreto a Amparo. Se sorprenden cuando Gregorio se presenta a felicitar a los novios. Llama “hijo” a Santiago y en secreto susurra al oído a Pamela que pude darse por muerta, poniéndola muy nerviosa. Amparo asegura que Gregorio es un viejo amigo de Viviana que ha venido desde lejos a felicitar a su hijo. Fernando exige que le digan que está pasando y entonces Amparo le dice que Gregorio es el verdadero padre de Santiago, al cuál Viviana utilizó solo para casarse con él. Nadie puede creer lo que escucha y entonces Viviana cobra fuerzas y cachetea a Amparo para después exigir a Gregorio que se marche. Acepta haber estado unida a él pero haberlo dejado por ser un violador, golpeador de mujeres, narcotraficante, padrote y ex presidiario que solamente se ha dedicado a hacer la vida miserable a los demás.  Santiago sale de casa en su automóvil y sufre un accidente.

MAYO 2008. Joaquín cena con Camila y Tatiana, quienes invitan al convivio a los San Juan. Eva cree que Joaquín es un buen muchacho que puede hacer feliz a Camila, quien asegura que solo lo quiere como amigo. La mujer cree que ella le debe dar una nueva oportunidad así como Tatiana se la debería dar a Moisés, pero Tatiana se niega y presume su anillo de compromiso, partiendo el corazón de quien la ama.

Con llanto, Viviana y Susana le cuentan la verdad a Fernando, quien recuerda que él fue quien pidió matrimonio a su esposa, la cuál descubrió que estaba embarazada días después y decidió callar por el bien de su futuro marido, de su hijo.

Denise y Juan Pablo buscan a Santiago por todas partes sin poder encontrarlo.

Leopoldina felicita a Amparo por lo que ha logrado. Aurora las interrumpe y cachetea a su hermana a la que dice que es una arpía que se da baños de pureza cuando en realidad ella ha sido igual o peor que Viviana. Amparo exige a su hermana que calle pero Aurora está dispuesta a hablar por lo que Amparo la toma del cuello e intenta matarla pero Fernando las descubre y las separa. Cree que su tía se ha vuelto loca, que ha perdido los estribos y le exige que se marche de su casa para siempre pero Amparo se niega y solo escupe veneno contra todos. Fernando está a punto de abofetearla pero Aurora se lo impide y Fernando accidentalmente la confunde y está a punto de pegarle ella, quien le suplica que no lo haga pues es su madre. Fernando no puede creer la nueva revelación y con llanto, aunque Amparo le exige que calle,  Aurora se lo vuelve a confesar: Ella es su verdadera madre. 
Fernando exige que le diga quien es su padre y Amparo, nerviosa, asegura que ese hombre está muerto. Aurora le dice que no es así y le cuenta que las dos estuvieron enamoradas del mismo hombre pero éste la prefirió siempre ella, hasta que Amparo los separó al enterarse que esta estaba embarazada. Amparo exige a su hermana que calle, que no diga más mentiras pero Fernando quiere escuchar la verdad. Viviana los descubre hablando y se asombra al escuchar la verdad. Más aún cuando Aurora le dice a Fernando que hace poco encontró a su padre en una iglesia en la cuál profesa como sacerdote. Suena el teléfono. Son Denisse y Juan Pablo, quienes avisan que Santiago ha sufrido un accidente. Todos se marchan al hospital y Amparo, perturbada, se queda sola en casa con Leopoldina, quien le dice que la apoyará hasta el final.

Santiago se encuentra enfermo de gravedad y solamente desea ver a Camila. Tanto Viviana como Pamela se oponen pero Fernando teme a que su hijo muera y no se cumpla su última voluntad por lo que decide que acudirá en busca de la muchacha. Viviana se opone pues teme a que se rencuentre con Tatiana por lo que es Susana quien acude a Camila, quien se niega a visitar a su amado pero al enterarse que éste está a punto de morir va a su lado. En el hospital Pamela arma un escándalo y con cachetadas Viviana la pone en su lugar. La muchacha los maldice a todos y se marcha.

Camila habla con Santiago, quien le suplica que lo perdone. Le dice que no llegó a casarse con Pamela y Camila le jura perdonarlo y que si se recupera se casará con él aunque los demás se opongan. Los dos se dan un fuerte beso de amor que a Viviana incomoda por sobre todas las cosas.

Aurora suplica a Fernando que la perdone y Denisse contribuye para que él lo haga. Los tres se abrazan fuertemente.

Moisés trata de hacer recapacitar a Tatiana para que ésta deje de tener aventuras con hombres casados. Le asegura que siempre la esperará y ella le pide que no se canse pues jamás podrá corresponderle.

En su soledad, Pamela llora amargamente pues no alcanzó a casarse con Santiago, a quien ama por sobre todas las cosas. Tiene un encuentro con Gregorio, quien está seguro de que el hijo que ella espera es de él. La besa apasionadamente y ella le corresponde.

Amparo paga a Bernal una fuerte suma de dinero para que mate a Viviana. Jura que se irá de la mansión Valdemoros pero no sin antes haber eliminado a la mujer a quien más odia en la vida. Recibe la visita del padre Ignacio, quien le reclama el haberlo engañado hace tantos años. Ella se descara y asegura que en todo aspecto siempre le ha gustado ganar y que si ella no triunfa, entonces no permite que nadie más lo haga. Son escuchados por Fernando, quien confiesa al padre saber la verdad. Los dos se dan un fuerte abrazo mientras que Aurora echa a su hermana de la casa por la fuerza. Amparo jura a su hermana que se arrepentirá. Leopoldina decide irse con ella.

Santiago ha perdido movilidad en las piernas por lo que usará una silla de ruedas durante mucho tiempo. Viviana pide a su hijo que la perdone por no haberle dicho la verdad desde hace muchos años atrás. Le cuenta su historia con Gregorio y él la perdona. Los dos se dan un fuerte abrazo.

DIAS DESPUES: Viviana se encuentra instalada en su casa pero no duerme con Fernando, quien se acerca a ella para que nuevamente, por sus hijos, puedan ser felices y ambos perdonarse sus errores. Los dos se besan y deciden volver a empezar.

Santiago lleva una buena relación con Camila, a quien le incomoda que él vaya a tener un hijo con Pamela, quien sigue exigiendo que él se case con ella a pesar de vivir con Gregorio, su amante, quien trata de acercarse a su hijo pero éste lo rechaza completamente.

Tatiana no logra encontrar trabajo por lo que acude a Fernando para que la ayude. Él la pone en contacto con algunos colegas, quien al verla descubren la ficha que es y la rechazan, por lo que entra a trabajar como cajera a un cabaret en el que Fernando es un cliente exclusivo. Allí se conocen y entablan una amistad.

Amparo descubre los amoríos entre Pamela y Fernando y aconseja a Pamela para que exija sus derechos de madre y que Fernando y Viviana se hagan cargo de ella y su hijo ya que Santiago no volverá a caminar. Pamela quiere casarse con él pero la mujer le exige que no sea estúpida, si tiene los medios para asegurar su futuro.

Camila visita a Santiago y es desairada por Viviana, quien asegura que esa mujer no es buena para su hijo. Susana le aconseja que piense en lo que ellas fueron algún día y la oportunidad que la vida le dio a Viviana. Le asegura que Camila es decente y digna del amor de Su hijo.

Gregorio descubre que Tatiana tiene amoríos con Fernando por lo que lo visita en su oficina para exigir dinero a cambio de su silencio. Fernando se niega a dárselo y decide que pondrá fin a su relación con la muchacha.

Tatiana no soporta tanta ausencia de Fernando y confiesa a Fabiola y Eva no poder vivir sin él. Fabiola la alienta para que vaya a buscarlo a su casa.

Pamela discute con Gregorio, con quien forcejea. Sufre un accidente y pierde al hijo que estaba esperando por lo que sufre al creer que todos sus planes se irán a la basura. Cuando Santiago y Camila se enteran de lo sucedido, en ellos hay un alivio, pues creen que ahora no hay nadie que se interponga entre ellos.

Viviana y Susana acuden a visitar a Pamela y se encuentran con Gregorio, quien les dice que ese hijo perdido era de él. Valeria se abalanza con tra el hombre para goleparlo y él le corresponde. Le recuerda que nunca le perdonará su abandono y el haberle ocultado su paternidad. Las dos mujeres se defienden del hombre y terminan por huir. Al llegar a casa Viviana descubre a su marido hablando con Tatiana, quien intenta besarlo. La corre a empujones y entonces la muchacha le exige a Fernando que le diga a la mujer que la dejará para casarse con ella. Viviana llora y ahora sí decide que dejará definitivamente a su marido.

Bernal asegura a Amparo que no ha podido encontrar oportunidad de deshacerse de Viviana. La mujer lo corre sin quererle dar dinero y él jura que se las pagará. La Ella reacciona y le pide que aguarde pues le pagará. Aparece ante él, seductora, con dos copas de vino en la mano. Lo besa, decidida a entregarse a él. Lo hace beber la copa y justo cuando él está a punto de hacerla suya, comienza a asfixiarse hasta caer muerto. Amparo goza su maldad y pide a Leopoldina que la ayude a deshacerse del cuerpo. Las dos mujeres acuden a un terreno baldío en el que lo abandonan.

Pamela no perdona a Gregorio que haya dicho la verdad a Viviana. Lo corre de su casa y le exige que no la vuelva a buscar. Él la golpea y la hace suya por la fuerza asegurándole que jamás se librará de él y que no se irá.

Fernando habla con sus hijos, a quienes les dice que se divorciará definitivamente de Viviana. Se va de la casa a un hotel donde se encuentra con Tatiana, con la que se revuelca.

Aurora e Ignacio hablan del pasado, de lo que ya no pudo ser. Aceptan ser buenos amigos y esperan que Dios alguna vez pueda perdonar la maldad de Amparo. Ante ellos aparece Gustavo, quien le pide al sacerdote que los case a él y Susana.

Joaquín y Juan Pablo comen juntos y hablan de sus proyectos. Joaquín asegura seguir enamorado de Camila. Juan Pablo le pide que la olvide y es por ello que el muchacho decide que dejará la ciudad un tiempo, pues estar rodeado de gente que conoce a la mujer que ama no le hace bien. Al llegar a casa hace una maleta y toma un vuelo a otro país.

Camila no deja de visitar a Santiago, a quien ayuda en su recuperación para que éste vuelva a caminar. Viviana la corre de su casa y dice a Santiago que Fernando los ha dejado por irse con Tatiana. Camila asegura que eso no es cierto pero Susana le dice que ha sido así. Camila jura no haber estado al tanto de nada y acude a reclamar a su amiga la fechoría que ha hecho. Tatiana se revela contra Camila y le aconseja que haga algo para enganchar a Santiago a ella antes de que Viviana los separe.

Amparo decide eliminar a Viviana con sus propias manos por lo que consigue un arma de fuego para acabar con su vida.

Tatiana se entera de que tiene cáncer. Un cáncer que está muy avanzado y que le arrancará la vida dentro de poco tiempo. Sufre por ello y se lo cuenta a Camila, quien le hace ver que si en verdad quiere enmendar su vida antes de morir entonces termine su relación con Fernando y lo deje ser feliz con su esposa.

Gregorio y Amparo deciden eliminar a Viviana pero él no desea mancharse las manos de sangre. Son escuchados por Pamela, quien se asusta al saber lo perversos que son. Llama a Santiago para ponerlo sobre aviso pero él no la quiere escuchar.

Denisse pide a su madre que busquen a Camila y la contraten nuevamente pues solo ella sabía hacer el trabajo necesario para la empresa. Van a buscarla y se sorprenden al encontrarla con Santiago, quien se encuentra de pie y asegura que ha recuperado el movimiento en las piernas gracias a la muchacha. Viviana no lo puede creer y da las gracias a Camila, a quien le pide, de corazón, que regrese a trabajar a la empresa. Alentada por Santiago, Camila acepta.

Juan Pablo habla con Susana, a quien asegura estar feliz de que ella se case con su padre, Gustavo. Le da la bienvenida a la familia.

Denise es secuestrada por Gregorio y Amparo, quienes la mantienen alejada de la ciudad en una vieja bodega. Exigen a Viviana y Fernando una fuerte suma de dinero que no pueden pagar por lo que entonces exigen que sea Viviana quien vaya a recoger a su hija a un lugar indicado. El padre Ignacio no deja de pedir por la familia de su hijo, junto con Aurora, de quien ahora es cercano. Viviana decide ir en busca de su hija a escondidas. Cuando todos se dan cuenta es demasiado tarde. Entonces aparece Pamela, quien desesperada les dice que ella sabe que Gregorio y Amparo son los que han planeado todo.

Fernando busca a su tía Amparo pero no la encuentra. Exige a leopoldina que diga la verdad pero esta, tras confesar todo lo que ha sucedido por el odio que le tienen a Viviana, huye. Llega hasta Amparo, a quien le dice que Fernando sabe la verdad y ella le ha confesado todo. Amparo mata a su fiel sirvienta con el arma de fuego. Cree que es demasiado tarde por lo que llama a Gregorio y le dice que no debe negociar con Viviana, si no matarla inmediatamente.

Camila cuenta lo que sucede a Eva, Moisés y Fabiola, quien le da una buena nueva: Ha encontrado trabajo como actriz. Eva solo espera a que Moisés sea feliz pues sabe que Tatiana jamás le corresponderá. Él confía en que sí y entonces Camila le pide que no se haga falsas esperanzas. Le confiesa que Tatiana está muy enferma de cáncer y pronto morirá. Él acude a la muchacha, a quien consuela y con quien llora. Ella cree que nadie la amará con Cáncer y él le asegura que el la maría de cualquier forma. La besa y ella le corresponde.

Viviana se encuentra cara a cara con Gregorio, a quien exige que deje a su hija y la tome a ella. Él besa a la mujer, la lame, está a punto de hacerle el amor pero de pronto alguien lo golpea en la cabeza. Es Pamela, quien exige a Viviana que busque a su hija y escape con ella. La madre lo hace. Salva a su hija y salen a prisa del lugar.

Amparo descubre que su sobrina ha escapado y al ver a Gregorio inconsciente en el suelo decide prender fuego a la bodega con él dentro. Cuando prende el fuego se da cuenta de que el hombre ha escapado. Decide salir del lugar pero él la ha encerrado, por lo que se aterra al saber su cruel destino. Pega de gritos desgarradores mientras se consume en las llamas del fuego. A lo lejos, en distintos puntos, Viviana y Denisse, como Gregorio y Pamela, contemplan la escena y escuchan. Viviana y Denisse deciden ir a auxiliar a Amparo pero es demasiado tarde y ya no pueden hacer nada. Llega la policía y con llanto cuentan lo que sucedió creyendo que fue Pamela la que murió.

Pamela y Gregorio se encuentran en casa de ésta. Él desea huir pero ella no lo permite. Cierra las puertas con llave. Los dos forcejean y cuando escuchan a la policía, él la empuja y ambos salen volando por la ventana, perdiendo la vida.

Aurora y Fernando se enteran de todo y entonces deducen que fue Amparo la que murió en el incendio. Lamentan el final de su tía. La policía les dice que el veneno con el que murió Bernal fue encontrado en casa de la mujer, mientras que las balas en cuerpo de leopoldina pertenecían al arma de la misma.

TIEMPO DESPUES: Tatiana habla con Viviana, a quien pide perdón y asegura que entre ella y Fernando no existe nada pues él solo la ama a ella, por lo que la mujer decide reanudar su matrimonio con su marido.

Susana y Gustavo se han casado y son felices.

Juan Pablo entrega a Denise el anillo de compromiso, pues se quiere casar con ella. La muchacha, feliz, acepta.

Fabiola ha tenido un hijo, por el cuál ha cambiado y ahora lucha, siempre respaldada por Eva, su madre.

Mientras la enfermedad la consume, Tatiana tiene una relación maravillosa con Moisés, quien la acompaña a las quimioterapias y no la deja sola un instante, siempre sorprendiéndola y llenándola de momentos felices.

Aurora visita el lugar en el que Amparo murió. Llora y asegura a su hermana que aunque nunca se lo deseó, en el fondo, en esta tierra o en otra condenada estaba a las llamas del infierno.

Camilia y Santiago se casan y son felices para siempre.




FIN














© EN NOMBRE DE MI LIBERTAD DR. 2008
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su copia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1997  (P) 2008